When She Read in English

I stare at the pages in the small book, there are pictures too, but the words are the hard part. My mom pulls a chair beside me, she places the book between us. Her hair is thrown up in a bun, the bags under her eyes hanging lower than the night before… her day at work must have been hard. But she never complained. At times I wouldn’t see her until the sun was no longer in the sky. When she would get home, she’d dash into the kitchen to start cooking dinner for her four kids. She was tired. But here she was, sitting beside me with the book neatly placed between us. She begins to read. Her accent thick. Slower than how my teachers would read to me.

My mom couldn’t speak or write English. But that didn’t stop her from reading me a book in English. Her fingers followed along to what she read aloud. My mom would later tell me in my adult life that she never understood what she was saying when she read to me. She didn’t know who the characters were, or what the plot was, but she did do what I thought I couldn’t do: read in English. She knew if I saw her trying to learn to read in English with no educational experience then I would challenge myself to do the same. She would give up 30 minutes of extra sleep to spend her night reading to me. It may not have sounded clear, or perfect, but it was dedication and that’s all I needed.

My parents were two people who came to a place with no experience in the culture. It didn’t stop them. They would preach, “show everyone what you’re made of,” and that’s exactly what I did. I learned how to read, I made friends, I tried out for sports, I was in theatre, and I took every challenge as an opportunity. I wouldn’t have all the right answers, but I knew the right people to ask. I had to figure out how to navigate school systems independently. I had so many questions like “What’s a G.P.A.?” “Where do you take the ACT?” “How do I earn a scholarship for college?”

I found allies in my school who helped me find the answers and became the first in my family to graduate from college. I never took the sacrifices my parents made for me for granted. They truly are powerful people. It is not only my diploma, it’s our diploma.

Today, I work for Kids on Course as a Latino Family Liaison. I am now that trusted source of information and advocacy for children of Spanish-speaking parents. My work includes students from elementary, middle and high school levels. I get to share my love of reading, in both English and Spanish with kids across the educational spectrum. I love honoring my background and showing the students that I serve that there are many barriers, but to never let one of them be you.

 

– Jasmin Sanchez, Kids on Course Hispanic Family Liaison

 


 

Cuando Me Leyó en Inglés…

Miro a las páginas en el pequeño libro, hay imágenes también, pero las palabras son la parte difícil. Mi mamá trae una silla a mi lado, y pone el libro entre nosotras. Su pelo es arrojado en un bollo, sus ojos más obscuros que la noche anterior… su día en el trabajo debe haber sido duro. Pero ella nunca se queja. A veces no la vería todo el día hasta mas noche, porque estaba recogiendo mas horas en el trabajo. Cuando llegaba a casa se apuro a la cocina para empezar la cena para sus cuatro hijos. Estaba cansada. Pero aquí estaba, sentada a mi lado con el libro perfectamente entre nosotras. Levanta el libro y comienza a leer.

Mi mamá no podía hablar o escribir inglés, pero eso no fue una excusa para no leerme un libro en inglés. Ella leía en voz alta con su acento tan fuerte y seguía las palabras en el libro con su dedo. Mi mama leyó más despacio en comparación de mis maestros cuando me leían, pero ella siempre terminaba el libro antes de irme a dormir. Cuando me hice una adulta mi mamá me dijo que ella nunca entendió lo que estaba diciendo cuando me leyó. No sabía que decía la historia o quiénes eran los personajes del libro. Lo que hizo fue hacer lo que yo pensaba que no podía hacer: leer en inglés. Ella sabía que, si la veía tratando de aprender a leer en inglés sin experiencia educativa, entonces me animara hacer lo mismo. Ella daría hasta 30 minutos de sueño extra para pasar ese tiempo leyéndome. No fue tan claro, o perfecto, pero si fue dedicación y eso es todo lo que necesitaba.

Mis padres eran dos personas que vinieron aquí sin experiencia en la cultura. Trabajaron todos los días y aprendieron lo que fue necesario para sacar su familia adelante Ellos constantemente me decían, “Muéstreles a todos de lo que estás hecho”, y eso es exactamente lo que hice. Aprendí a leer, hice amigos, hice deportes, estaba en el teatro, y tomé todos los desafíos como una oportunidad. No siempre tenia todas las respuestas, pero sabía que hay gente en mi vida, como maestros, que podía preguntar. Tuve que averiguar cómo navegar por los sistemas de la escuela. Tenía tantas preguntas como “¿Qué es un G.P.A.?” “¿Dónde se toman los exámenes de los SAT/ACT para pasar en la Universidad?” “¿Cómo puedo obtener una beca para ir a la Universidad?”

Encontré mentores en mi escuela que me ayudaron a encontrar las respuestas que necesitaba. Gracias a eso soy la primera de mi familia en graduarme de la Universidad. Nunca tomé los sacrificios de mis padres como chiste. Gracias a ellos, me dieron la oportunidad de ser alguien.

Mi diploma no es solo mío, también es de mis padres.

Hoy trabajo para Kids on Course como Enlace Familiar Latino, Soy la persona confiable de información y defensa para los niños de padres que son departe de una cultura latino o que hablan español como primer lenguaje. Mi trabajo incluye estudiantes del nivel primaria, secundaria y la preparatoria. Puedo compartir mi amor por la lectura, tanto en inglés como en español con niños de todo el espectro educativo. Quiero que los estudiantes que ayudo sepan que hay muchas barreras, pero nunca dejes que una de esas barreras sea tú.